Cansada de ser feliz

Bienvenidos a mi flujo de conciencia

Rap técnico ruso

| Comments

Banda: Rap tecnológico

Canción: Pero eres Programador

En una vida soy simplemente un peón: no soy ni fuerte, ni ancho de espalda,
Pero en la otra soy un superhéroe – Pero eres Programador.
Si a alguna chica se le cayó Windows,
Yo dejo todo y vuelo hacía allá.
¿Su esposo/esposa ya hace mucho que tiene un ataque de histería?
¡No hay problema! Yo fácilmente ajusto los canales en su televisor,
Reinstalo Xbox, la plancha de carbón y la lavadora.
No, hermano, no necesito dinero, no tengo problema.

Coro:
Pero eres Programador – es protector del planeta,
Repara todo desde la nevara hasta los esquís.
¿El procesador no se prende? ¿No hay internet?
Envía al espacio la señal Pero eres…
Pero eres Programador
Pero eres Programador
Pero eres Programador

Soy un superhéroe y tengo una supermano,
Con esa supermano jaqueo las cuentas de correo y las contraseñas de VK,
Borro enlaces de la red.
Sí, y además tengo superhabilidades de telepatía.
Apenas usted piensa – ¡qué demonios! – y dentro de un minuto me puede esperar.
Voy a repararlo con la garantía por un año,
Y si algo se daña – envía la señal Pero eres… y Pero eres… va a venir.

Coro.

¿Hacer una página? Con mucho gusto. Rápido, cualitativamente, y para usted siempre gratis.
¿Promocionar un blog? Con mucho gusto. Rápido, cualitativamente, y para usted siempre gratis.
¿Hacer un avatar? Con mucho gusto. Rápido, cualitativamente, y para usted siempre gratis.
¿Grabar un track? Con mucho gusto. Rápido, cualitativamente, y para usted siempre gratis.

Otras canciones:

Asya Kazantseva: “La utilidad de los productos orgánicos es un mito habitual”

| Comments

Asya Kazantseva es una periodista científica y divulgadora de ciencia.

Un comprador estadístico medio ruso está desinformado. Él recela los productos geneticamente modificados y piensa que la comida orgánica es es a priori saludable y segura para el medio ambiente, a pesar de que no se confirman ni el daño, ni un beneficio significativo de los productos orgánicos en ninguna investigación científica. Durante toda la historia de la humanidad, no eramos muchos, y la mayoría de la gente se ocupaba de la agricultura y sembraba la comida para sí misma, y esto acababa con todas sus fuerzas y habilidades creativos. La invención de los antibióticos y la vacunación redujo la mortalidad infantil de la forma radical, y durante los últimos cien años la población creció significativamente. Eso significa, que ahora necesitamos métodos de intensificación de la agricultura, que permitan plantar muchos alimentos con el mínimo de los recursos humanos y naturales. El desarrollo de los abonos modernos y las plantas genéticamente modificadas ayuda a reolver ese problema.

Muchas investigaciones demuestran que comida orgánica contiene más bacterias, y en el caso de la carne, además, gusanos parásitos. Y no es algo extraño: si usted no les da medicinas a los animales, y además les permite pasear donde ellos quieran, y comer lo que deseen, ellos van a enfermarse de algo. Si usted abona las plantas con estiércol, en ese estiércol incluso después de un tiempo se conservan unos microorganismos interesantes. En principio, para la prevención de las enfermedades intestinales, es mejor someter la comida al tratamiento térmico o al menos lavarla bien antes de consumirla. En mayoría de los casos los microorganismos mueren en nuestros estómagos o se eliminan rápidamente con nuestro sistema immune, pero a veces aparecen nuevas cepas frente a las cuales las personas se encuentran indefensas. Así pasó en Alemania y Francia durante la explosión de una infección intestinal en 2011. El agente microbífico era E. coli, que tomó de la otra bacteria del estiércol un gen del toxin que provoca la disentería. La investigación epidemiológica demostró que la gente que se infectó en la nueva cepa de E. coli consumían semillas de una finca orgánica en Egipcio. Según la OMS se enfermaron 4075 personas y murieron 50.

Enlaces:

Imagen tomada de: https://daily.afisha.ru/brain/533-moya-zadacha-ne-v-tom-chtoby-mne-poverili/

Caperucita roja en los diferentes países

| Comments

Desde la niñez conocemos la historia de Caperucita roja, gracias al escritor francés Charles Perrault. Pero es simplemente una elaboración literaria de un cuento folclórico.

En distintos países cuentan la historia de la muchacha, que fue a visitar a su abuelita, de forma diferente. En un lugar el personaje no es una ñina sino un niño (por ejemplo, en Irán, donde las niñas pequeñas no andas sólas), o en el otro, como en Asia Suroriental, no es un lobo sino un tigre. Pero la idea se mantiene igual.

Un antropólogo británico llamado Jamshid J. Tehrani decidió aclarar de dónde es Caperucita roja, usando un método filogenético, con el que normalmente se reconstruyen los enlaces entre los organismos vivos. El científico analizó 58 versiones de la historia en todo el mundo según 72 criterios – la apariencia, el sexo de los protagonistas, los trucos con los cuales el malvado engaña a sus víctimas. Según el sistema de Aarne-Thompson-Uther, el cuento de Caperucita roja corresponde a la categoría de los tramas, en los cuales el protagonista tiene superpoderes, y tiene un código ATU-333.

Según los cálculos de Tehrani, aproximadamente en el siglo I esa historia se derivó de otro cuento popular de Oriente Próximo del lobo y siete cabritos (ATU-123). llegando a Asia y África, el cuento se mezcló con las versiones locales del lobo y siete cabritos y obtuvo sus rasgos únicos. En Europa el cuento también se transformó dependiendo de la región. Por ejemplo, en Italia en la cesta de la niña había un pescado fresco, y en Suiza – una bola de queso. La caperucita francesa llevaba a sua abuela un pote de mantequilla y un pastel relleno. También vaía la edad de la protagonista: en unas partes es una niña pequeña, y en otras – una muchacha joven.

¿Y qué lleva caperucita roja a su abuelita en el país de usted?

Imágenes tomadas de: http://pikabu.ru/story/art_krasnaya_shapochka_790068, http://pikabu.ru/story/krasnaya_shapochka_1666502

Los programas de radio y televisión rusas que me gusta escuchar

| Comments

Opinión especial. Radio Echo de Moscú.

Es un programa que sale al aire cada día entre semana. Los invitados responden a las preguntas, que les envían los oyentes de la radio por medio de la página web, mensajes de texto, o el teléfono. Normalmente al programa invitan a los políticos, politólogos, periodistas, escritores y otras personas inteligentes cuya opinión es importante para el público. El presentador les hace preguntas, escogidas para el programa actual. Habitualmente están relacionadas con los eventos recientes: la salida de la nueva ley, las noticias que tuvieron gran resonancia. El presentador trata de intervenir en nombre del oponente, con el fin de promover discusiones y para que la conversación sea más dinámica e interesante.

Reunión de padres. Radio Echo de Moscú.

Es un programa semanal para los padres, en el que los invitados (entre ellos funcionarios, ministros, profesores y directores de colegios, pediatras , psicólogos y otros padres) en una mesa redonda deliberan las cuestiones de la educación, la enseñanza, la crianza y el bienestar de los niños y adolescentes. Por ejemplo, los últimos temas eran acerca de

  • el ambiente del odio en los colegios y cómo enmendarlo;
  • la iglesia y el colegio: ¿es posible la colaboración?
  • la educación sexual en el colegio: ¿es una propaganda del libertinaje o es parte del desarrollo de la personalidad del individuo?
  • ¿cómo estudiar los sucesos trágicos de la historia?
  • Noche de Brujas y el día de San Valentin: ¿necesitamos las celebraciones extranjeras en el colegio?
  • las vacaciones: ¿son un descanso o son para el trabajo de corrección de los errores?
Cien conferencias con Dmitry Bykov. TV Rain.

Dmitry Bykov es un escritor ruso, poeta, publicista, crítico literario y profesor de literatura en un colegio. En cada programa (de los cuales serán 100 en total) él dicta conferencias acerca de la literatura rusa del siglo XX, y por lo tanto resulta una historia de ese siglo contada por medio de 100 obras maestras de literatura rusa: para casa año del siglo – una conferencia. Y así cien veces desde el año 1900 hasta 1999.

En el jardín, en el huerto. Radio Echo de Moscú.

Es un programa de autor, en el que la periodista Elena Sitnikova da los consejos prácticos acerca de cómo cultivar, cuidar las plantas, cosechar y hacer conservas durante el invierno. Ella cuanta acerca de las exposiciones agrícolas, las propiedades útiles de las plantas, las recetas culinarias y el diseño del paisaje y el jardín.

Dilentantes. Radio Echo de Moscú.

Es un programa acerca de las relaciones entre unos eventos en el pasado y la actualidad. El presentador del programa es un editor jefe de la revista histórica Dilentan, y básicamente, en cada programa leen y discuten acerca de la nueva edición de esa revista.

Hablamos en ruso. Radio Echo de Moscú.

Es un programa dedicada a la lengua rusa y sus particularidades. En cada edición la presentadora junto al filólogo hablan acerca de la gramática rusa, los errores comunes de ortografía y puntuación. También mencionan las palabras en las cuales los rusos tienden a poner el acento en la sílaba equivocada.La presentadora y los expertos contestan a las preguntas de los radioyentes acerca de cómo pronunciar o escribir una o otra palabra, cuentan acerca del origen de éstas palabras, explican el significado de términos extranjeros que fueron adoptados por la lengua rusa. A los oyentes, a su vez, les ofrecen responder preguntas de los concursos y ejercitarse con las trabalenguas. Los ganadores reciben como premios diccionarios o libros.

Choque cultural. Radio Echo de Moscú.

En este programa la presentadora Ksenia Larina, gracias a sus invitados – personalidades eméritas del arte – trata de orientarse en los cambios y noticias de la vida cultural. Por ejemplo:

  • la imagen de Rusia en el cine moderno de oeste;
  • el renacimiento del mecenazgo en Rusia;
  • nuevos criterios para evaluación de la eficiencia de los museos;
  • el desarrollo de las rutas turísticas en Rusia;
  • el cine documentas como el testimonio de la época actual: ¿qué van a saber nuestros descendientes acerca de nosotros?
  • la cultura como un rehén de la política.
No es así. Radio echo de Moscú.

EL presentador y sus invitados historiadores rusos hablan acerca de los periodos de la historia rusa, que no fueron bien estudiados o aclarados durante el curso de la historia en los colegios. Eso explica el nombre del programa: nuestra historia “no es así” como se está acostumbrado a contarla.

Bajo el hongo

| Comments

La traducción del cuento de Vladimir Suteev acerca del Ttransmilenio.

Un día la lluvia fuerte tomó por sorpresa a una hormiga. ¿En dónde escaparse? La hormiga vió que en el claro había un hongo pequeño. Ella se acercó al hondo y escampó debajo de su sombrero.

La hormiga estaba sentada bajo el hongo, esperando a que cesara la lluvia. Pero la lluvia caía cada vez más y más fuerte.

Una mariposa mojada se arrastró lentamente hacía el hongo.

— Hormiga, hormiga, déjame entrar bajo el hongo. Estoy muy mojada y no puedo volar.

— ¿Por dónde te dejo pasar? - contestó la hormiga. - Aún para mí no fue fácil caber aquí sola.

— ¡No hay problema! Apretados, pero contentos.

La hormiga dejó a la mariposa pasar bajo el hongo. Mientras tanto la lluvia se puso mas fuerte… Entonces un ratón pasó corriendo:

— Por favor, déjenme entrar bajo el hongo. El agua chorrea sobre mí.

— ¿Por dónde te dejamos entrar? Aquí no hay espacio.

— Córranse un poco.

Se corrieron un poco y dejaron pasar al ratón bajo el hongo. …Mientras tanto la lluvia caía sin parar. Un gorrión estaba corriendo frente el hongo y lloraba:

— Se mojaron mis plumitas, se cansaron mis alitas. Déjenme entrar bajo el hongo para secarme, descansar y escampar de la lluvia.

— Aquí no hay espacio.

— Córranse, por favor.

— Vale.

Se corrieron, y se encontró un espacio para el gorrión.

En el claro apareció una liebre:

— ¡Escóndanme! - gritó. - ¡Sálvenme! ¡Me persigue una zorra!

— Me da pena la liebre, - dijo la hormiga. - Corrámonos un poco más.

Apenas escondieron a la liebre, llegó la zorra:

— ¿Han visto a una liebre? - preguntó.

— No, no la hemos visto.

La zorra se les acercó, olfateó:

— ¿No se escondió aquí?

— ¿Por dónde? ¡Aquí no hay espacio!

La zorra batió la cola y se fue.

Al momento la lluvia terminó y salió el sol. Todos se asomaron desde debajo del hongo y se alegraron. Sólo la hormiga se quedó pensativa y dijo:

— ¿Cómo así? Antes yo sola estaba apretada, ¡pero ahora se encontró espacio para todos los cinco!

— ¡Croak-croak!.. ¡Croak-croak! - se rió alguien.

Todos miraron: en el sombrero del hongo había una rana y se reía a carcajadas:

— ¡Eh, ustedes! El hongo…

Pero no terminó su frase u se fue. Todos miraron al hongo y se dieron cuenta por qué al comienzo sólo uno estaba apretado, y al final cupieron todos.

¿Y ustedes adivinaron por qué?

Hipsters en Rusia

| Comments

Los hipsters aparecieron en los EEUU en los años 40. El nombre viene de la expresión “to be hip” que significa estar al día. Originalmente eso denotaba a un representante de una subcultura, que se formó entre los admiradores de la musica jazz, pero hoy en día son los jóvenes acomodados habitantes de la ciudad, a quienes les interesa la cultura y el arte elitista, la moda, la música alternativa, el indi-rock, el cine independiente y la literatura contemporánea. ¿Pero por qué ahora a esos dandies frívolos les llaman la amenaza al régimen de Putin?

En Rusia los hipsters pronto se convertieron de ser personas, que ciegamente seguían la moda, en gente que ahora llamamos “la clase creativa” – la intelectualidad burguesa liberal, que no resultó tan apolítica, como parecía al principio.

Es cierto, que al principio ellos asperaban sólo al mejoramiento de su estatus material, pero después, en consecuencia, cada uno comprando un Moleskine, un portátil y una posibilidad de sentarse en algún lugar con wifi, empezaron a reflexionar y pedir algo más que simplemente un consumo material. Se dieron cuenta de que la sociedad no estaba completamente bien, y eso les despertó el sentido de protesta y el deseo de cambios.

…Todo empezó en 2004 cuando se puso de moda vestirse con unas camisetas, unos vestidos, unos tenis y unas chaquetas envejecidos, junto con una cámara análoga, que los hipsters acaparaban por unos centavos en los mercados de pulgas. El mismo año en Moscú tuvo lugar un “verano de tolerancia” con conciertos de las bandas Moloko y Scissor Sisters, con la idea de que la música gay disco es para los heterosexuales también.

En 2005 una revista llamada Afisha (La Cartelera) organiza el primer “picnic”: durante un día en un parque grande en Moscú hay música, frisbee, hamacas, perros calientes y – no van a creer – sin alcohol…

La ignorancia informatica definitivamente deja de ser comme il faut. El publico que comúnmente no mira televisión, ahora descubre que las serias pueden ser distintas y empieza a bajar los torrents con capítulos de Dr House. Se abren muchos clubs para los nuevos melómanos, donde ponen la música indie, electrónica, post-metal. La banda escocesa Franz Ferdinand da su primer concierto en el club B2. Se abre una tienda del diseñador Denis Simachev y el canal de televisión 2×2,que muestra los dibujos animados (estilo South Park y los Simpsons) 24 horas al día par los kidults (abreviación de kid – niño, y adult – adulto). En paralelo se abre la revista electrónica Look at me, que se vuelve de culto muy rápido. La primera versión de la revista se veía como un blog con las fotos de “looks” que subían los usuarios, mostrando que alguien puede verse bien sin necesidad de comprar ropa cara o de marcas famosas. Después esa revista se volvió un portal dedicado a las noticias sobre moda, arte y cine. También en esa época se abrieron las galerías de arte moderno Vinzavod y Garazh, y a Moscú llegó la exposición de la cultura “skeaker” Faces & Laces.

Parque Gorky

Al mismo tiempo la autoenseñanza y el concepto de edutainment (educación + diversión) se pusieron de moda y se abrió una página llamada Teorías y Prácticas. Este proyecto unió a las personas que querían aprender y compartir conocimiento, y divulga la información acerca de las conferencias publicas que tienen lugar en los bares, clubs, cafés, galerías, salas de conferencias y parques de Moscú y San Petersburgo.

Desde ese momento en su tiempo libre los hipsters iban a escuchar los discursos acerca de microbiología, física, historia, lingüística y arte. Los libros de divulgación científica empezaron a venderse en ediciones numerosas, y los nombres de los científicos se volvieron conocidos.

En 2010 se abrió un instituto de arquitectura llamado Strelka y la urbanística invadió las mentes de los moscovitas jóvenes, tanto que todos los que deseaban escuchar los discursos públicos no cabían en las salas del instituto.

En ese periodo los hipsters (la clase creativa) obtienen su nueva ideología de “las acciones pequeñas”. La idea es que hay que asumir una tarea pequeña, por ejemplo, no te qyejes con los servicios públicos, sino siembre un árbol frente a tu casa.

Los hipsters ya no son vistos como unos perezosos, y las fundaciones benéficas y los grupos de iniciativa crecen como hongos después de la lluvia. En 2011 Moscú recibe su nuevo ministro de cultura – Sergey Kapkov – que transforma completamente los espacios públicos. La culminación de su actividad fue el acondicionamiento del parque soviético de Gorky, que se convirtió en un espacio agradable con teatros al aire libre, festivales, bibliotecas, zonas verdes con wifi, discursos gratuitos, riberas con sillas reclinables de madera – una reserva para hipsters. En Rusia aparece un canal de televisión de nuevo formato – para la gente que desprecia la televisión, y en 2012 empieza la ola de protestas contra el poder actual. El mismo año el gobierno abre un proceso contra las muchachas de Pussy Riot. Todas las protestas fueron reprimidas con crueldad. El cenado sale con una ley que prohibe la propaganda de homosexualismo, y el gobierno se vuelve mucho más represivo con la clase creativa, excluye el canal liberal del paquete de televisión por cable y cierra algunos de los clubs preferidos por los hipsters.

Classic Dutch ladies bicycle for Sale

| Comments

Condition: I bought it on the 11th of November 2015, so it’s almost new (I have an invoice from the shop where I bought it as a proof that it’s not stolen).
Color: Black
Model: Avalon Oma 26 Inch Damesfiets
Speeds: No
Lighting: Front and rear battery lighting
Brakes: Coaster brake
Accessories: Metal basket, chain lock
Price: SOLD

Zuleijá abre los ojos por Guzél Yájina

| Comments

La novela empieza en el año 1930. La protagonista es una mujer tártara de 30 años llamada Zuleijá, que vivía en una aldea apartada con su esposo, que era 30 años mayor que ella, y con la suegra cuyo apodo era Upirija (Vampira). La vida de Zuleijá era muy difícil: ella trabajaba día a día, atendiendo a su esposo Murtazá y a su mamá, pero nunca se había quejado, porque así había sido educada por sus padres: aguantar todas los insultos, las humillaciones y las palizas de su esposo y obedecerle en todo.

En el primer capítulo nos familiarizamos con la vida diaria de Zuleijá: cuáles eran sus deberes de la casa, qué pasaba durante su día habitual, qué pasaba durante su día habitual, qué había pasado en su vida durante sus últimos 15 años de matrimonio. Nosotros conocemos su cosmovisión, sus creencias y supersticiones, que Zuleijá tuvo cuatro hijas, pero todas habían muerto cuando todavía eran bebés. Vemos cómo ella hablaba con los duendes y les llevaba comida.

Pero su vida mesurada se interrumpió cuando los soldados del Ejército Rojo (o de “Horda Roja”, como los llamaban por allá) llegaron a su aldea para realizar la campaña de deskulakización, es decir, quitar los bienes de los campesinos más ricos (kuláks) y deportarles para “desarrollar las tierras lejanas del país”. Murtazá puso resistencia y fue asesinado por el soldado Ignatov. A Zuleijá la enviaron a Siberia a las orillas del río Angará junto con otros campesinos, algunos intelectuales de Leningrado y unos criminales, escoltados por Ignatov.

Durante el viaje Zuleijá se dio cuanta de que había quedado embarazada de su esposo ya hace unos meces, pero a pesar de eso, ella logró soportar la deportación, y al llegar a Siberia dio luz a su hijo Josep.

En Siberia a Ignatov y sus tutelados les dejaron en un área inhabitada del bosque sólo con una escopeta, la bolsa llena de balas y un saco de sal. Así el soldado, Zuleijá, Josep, el pintor Ikonnikov, el doctor Leibe, enloquecido por ver los cambios tan radicales en el país, el pescador Lukká, la anciana intelectual Isabella, que con orgullo llevaba su sombrero de moda y hablaba francés, y los demás compañeros tenían que aprender a construir las casas, armar la estufa y cazar para poder sobrevivir sólos en el bosque. Pero esa experiencia ayudó a Zuleijá a abrir sus ojos verdes y ver el mundo de una forma distinta, le permitió cambiar sus costumbres y creencias (ya no le parecía que Alá la podía ver en un lugar tan lejano), su carácter (porque se convirtió en una mujer fuerte y decidida). Todo lo que entes le parecía imposible o vergonzoso, como sentarse tan cerca a un hombre desconocido en el vagón del tren, ó hacer sus necesidades frente a los demás en el mismo vagón), formó parte de su vida.

La oficina de prensa de Pospechat informó que la novela de Guzél Yájina será traducida a 16 idiomas.


Guezel Yájina nació en Kazán, se graduó del Instituto Pedagógico Estatal de Kazán de la facultad de idiomas extranjeros, y desde el año 1999 vive en Moscú. Ella ha trabajado en el cambo de las relaciones públicas, publicidad y mercadeo. En 2015 Guzel se graduó de la facultad de esritura de guiones de la Escuela de Cine de Moscú. En la revisa “Luces de Siberi” fue publicada su primera novela “Zuleijá abre los ojos”, que ha ganado los premios del “Libro Grande” y “Yasnaya Polyana”.

Enlaces:

Caminata

| Comments

Normalmente cuando me siento mal o muy estresada me pongo a caminar. Cojo ritmo y esto me ayuda a concentrarme en mis pensamientos, cobrar ánimo y relajarme.

…Son la cinco y media de la tarde, salgo del edificio en la 100 con 14 y giro a la derecha. No me gusta mucho ese pedazo porque hay mucha gente caminando al encuentro y formando multitudes. A mi izquierda hay una peluquería donde hay clientes a cualquier hora (¡incluso a las 6 de la mañana!), una cafetería nueva en la que nunca he entrado (pero siempre he querido) y una farmacia donde te dan un caramelo cuando compras algo. Además siempre hay varios carros saliendo de un parqueadero para entrar a la glorieta.

Llego al semáforo en la 100 con 15, que nunca me sale en verde, y espero un rato mientras pasan los colectivos y buses del SITP. Luego cruzo rápido, porque el verde no dura mucho, y paso por un pedazo con el asfalto todo roto y variso vendedores callejeros. Paso frente un tipo curioso que tiene rastas y vende cactuses pequeños o jugos naturales por las mañanas, y miro hacía la izquierda porque por allá siempre salen las motos y camiones de la novena y no hay un semáforo que les detenga. Si sobrevivo ese pedazo, enfrento mi siguiente reto: cruzar el otro carril de la novena, y tomo a la izquierda para seguir por el barrio y evitar la muchedumbre de la 100.

Paso por un sendero en el pasto cubierto de unos bloques cuadrados de cemento, y llego al puente peatonal. Este puente me parece muy chistoso. Primero, tiene sólo una caneca con un aviso encima diciendo que a la basura hay que separarla en tres canecas diferentes. Segundo, tiene unas señales interesantes diciendo que está prohibido subir el puente con armas y también detenerse en el puente. Y tercero, en unos de postes del puente hay una silla amarrada y colgada de un gancho.

Después del puente paso por Carulla, intento de resistir la tentación de entrar y comprar un paquete de rosquitas o maizitos y entro a una plaza con una iglesia a mi izquierda ya mi derecha una sala donde, como me lo dijeron, toman tinto con los muertos. Siempre me sorprende la escultura de Jesús en una de las paredes de la iglesia: en Rusia a Jesús o a los santos siempre les pintan muy flacos y con la cara de infelicidad y sufrimiento.

Luego cruzo la 19 y voy por una calle con edificios bonitos y llego hasta el puente de Transmilenio de la autopista. Me acuerdo del señor con la cara del presidente de Colombia de mis fantasías que vende sánduches por las mañanas. Cruzo el puente y trato de no entrar en pánico por la vibración que hace tanta gente caminando al tiempo.

Me meto otra vez en los barrios y ya de forma automática busco la casa con el loro para mirar si salió a gritar o no.

Después de cruzar varias calles de forma salvaje (o #comonosgusta) me acerco a la panadería con roscones y siento cómo mi solitaria se despierta, pero tomo la decisión de comprar uno en otra ocasión, cuando esté con compañía, porque sólo de esta forma realmente puedo disfrutar de un roscón.

El siguiente paso es tratar de meterse en un bus de Transmilenio en la estación “Calle 100” y durante 15 minutos reflexionar acerca del sistema de transporte y la urbanística en general: los pensamientos que me llegan en los momentos cuando me aprietan por todos lados y además tratan de sacarme en una estación que no me sirve. Luego, después de acomodarme bien entre las rodillas y codos de los otros pasajeros, miro por la ventana y veo las montañas tan majestuosas y tan bellas, y así, al llegar a Suba pasa todo: el estrés, el mal genio y otras tonterías.

Pruebas para formularios en Django

| Comments

En esta entrada de blog quiero compartir la forma en la que escribo ruebas para formularios en un proyecto de Django.

Primero vamos a instalar los paquetes necesarios:

1
2
$ pip install django-webtest
$ pip install factory-boy

WebTest es una biblioteca que nos ayuda a escribir pruebas para las aplicaciones wsgi. Es mucho más poderosa comparando con django.test.Client que viene con Django.

En el archivo de configuración especificamos que vamos a usar la base de datos SQLite para correr nuestras pruebas:

test_settings.py
1
2
3
4
5
DATABASES = {
    'default': {
        'ENGINE': 'django.db.backends.sqlite3',
    }
}

Suponemos que queremos escribir una prueba unitaria para una vista que crea un objeto del modelo Event:

models.py
1
2
3
4
5
6
7
8
class Event(models.Model):
    title = models.CharField(max_length=500)
    start_date = models.DateTimeField()
    end_date = models.DateTimeField(blank=True, null=True)
    people = models.ManyToManyField('history.Person', blank=True, related_name='events')

class Person(models.Model):
    name = models.CharField(max_length=255)

Aquí está la vista que maneja el formulario para crear un evento:

views.py
1
2
3
4
class EventCreateView(LoginRequiredMixin, CreateView):
    model = Event
    form_class = EventForm
    success_url = reverse_lazy('history:timeline')

Ahora escribimos nuestra prueba. Vamos a extender la clase django_webtest.WebTest, que en su lugar extiende django.test.TestCase de Django, y crear a un usuario:

tests.py
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
from django_webtest import WebTest

class HistoryViewsTests(WebTest):
    def setUp(self):
        self.superuser = get_user_model().objects.create_superuser(
            email='superuser@example.com',
            username='superuser',
            password='secret',
        )
        super(HistoryViewsTests, self).setUp()

    def test_create_event(self):
        # código para nuestra prueba

Ahora podemos probar que cuando un usuario trata de acceder nuestra página, se redirige al formulario de acceso (el códigos de estado HTTP es 302):

1
2
url = reverse('history:event_create')
self.app.get(url, status=302)

Ahora vamos a acceder la vista como superusuario:

1
response = self.app.get(url, user=self.superuser, status=200)

Como tenemos solo un formulario en la página, podemos obtenerlo por una de tres formas: por el atributo .form: response.form, por índice response.forms[0] o por id del formulario (artibuto HTML)response.forms['event_form'].

Para facilitar la depuración de nuestras pruebas, podemos pedir a mostrar el response en navegador predeterminado:

1
response.showbrowser()

Ahora podemos diligenciar nuestro formulario con los datos de prueba:

tests.py
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
class HistoryViewsTests(WebTest):
    # ...

    def test_create_event(self):
        person1, person2, person3 = PersonFactory.create_batch(3)
        response = self.app.get(url, user=self.superuser, status=200)

        self.assertFalse(Event.objects.exists())

        form = response.forms['event_form']
        form['title'] = u'Título del evento'
        form['start_date'] = datetime.datetime.now()
        form['people'] = [person1.id, person2.id]
        form.submit().follow()

        self.assertEqual(Event.objects.count(), 1)

        event = Event.objects.first()
        self.assertEqual(event.title, u'Título del evento')

        people = event.people.all()
        self.assertIn(person1, people)
        self.assertIn(person2, people)
        self.assertNotIn(person3, people)

Para generar objetos del modelo Person usamos la biblioteca Factory Boy:

factories.py
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
from ..models import Person

import factory
import factory.fuzzy

class PersonFactory(factory.django.DjangoModelFactory):
    name = factory.fuzzy.FuzzyText(length=50)

    class Meta:
        model = Person

Así podemos acceder los opciones de una selección o selección múltiple:

1
2
3
4
5
>>> print form['people'].options
[(u'1', False, u'GLUZLvZfyjdZEmjNtnAJvsIVljodQjZpzLRDKrqJtYGiDLmSrN'), (u'2', False, u'vOxDBbmLaUXxJkJzcqYgLQpBieSoLtXJcpHCEPUpYUIzybhsAh'), (u'3', False, u'tfXSXCTIQICDwVPYvxZGSXgclFTnHbeYSQaMntxJNcgUJjzAwX')]
>>> form['people'] = [person1.id, person2.id]
>>> print form['people'].value
[u'1', u'2']

Ahora corremos nuestras pruebas y voilà:

1
2
3
4
5
6
7
8
$ ./manage.py test
Creating test database for alias 'default'...
..
----------------------------------------------------------------------
Ran 1 test in 0.463s

OK
Destroying test database for alias 'default'...

Enlaces: