Cansada de ser feliz

Bienvenidos a mi flujo de conciencia

Natalia Poklonskaya y el culto a los zares

| Comments

Ex-procuradora de Crimea y diputada de la Duma Estatal de Rusia, Natalia Poklonskaya, ahora es uno de los símbolos del poder en Rusia.

Gracias a su aspecto físico y su manera de comportarse, ella se convirtió en un personaje de cultura popular. Después de su discurso en Crimea, publicado en Internet, esa mujer de ojos grandes y uniforme azul se volvió un meme y ganó la popularidad enorme en Japón y en el resto del mundo. Muchos jóvenes japoneses le escriben cartas de amor y las propuestas de matrimonio, ¿pero de verdad saben qué ideas transmite esa mujer detrás de un rostro angelical?

Natalia Poklonskaya nació el 18 de marzo de 1980 en Crimea. Se graduó en 2002​ de la Sede Eupatoria de la Universidad Nacional de Asuntos Internos de Járkov y empezó a trabajar como ayudante de los procuradores locales de Crimea. Se ha establecido como una funcionaria muy ejecutiva, y en 2010, cuando Poklonskaya tenía 30 años, se convirtió en fiscal del departamento de supervisión del cumplimiento de la ley en Simferópol, donde lideraba la lucha contra el crimen organizado.

En 2012 Poklonskaya tuvo un ascenso y se trasladó a la capital de Ucrania, Kiev, pero un año después por los sucesos del Euromaidán, ella renunció a su trabajo para no estar con los «criminales», como ella se refería a la nueva administración.

Poklonskaya llegó a Simferópol a la casa de su madre el 5 de marzo de 2014. En esa época unos grupos rusófilos ya estaban en el poder de la península, excepto la procuraduría de Crimea, donde buscaban a alguien para la posición de fiscal, que fuera leal a las ideas pro rusas, pero nadie quería tomar ese cargo. Así el 11 de marzo Poklonskaya fue nombrada Fiscal General de la República Autónoma de Crimea. El mismo día ella organizó una conferencia de prensa donde anunció la independencia de la República de Crimea. Ese fue el día cuando Poklonskaya ganó tanta popularidad en Internet.

Mientras todo el mundo escribía qué linda era la nueva fiscal y fabricaba memes, Poklonskaya organizó el trabajo de la procuraduría y partició en el proceso de adhesión de Crimea a Rusia.

Pero vamos a omitir esa parte de la historia, que se puede consultar en Wikipedia con más detalle, y pasamos al día de hoy, en el que Poklonskaya ya es la diputada de la Duma Estatal de Rusia.

En el senado de Rusia Poklonskaya ya no tiene tanto poder como en Crimea, pero la escala es mucho más grande. Por un tiempo ella estuvo en el Comité para la Seguridad y la Resistencia a la Corrupción y partició en unos proyectos de ley como coautora. Sin embargo, en el círculo de parlamentarios, Poklonskaya aún no ha podido integrarse en el grupo. Aunque, ya estando en el senado, ella conservó sus costumbres de fiscal: es autora de varias apelaciones resonantes para la procuraduría de Rusia.

En octubre 2016 Poklonskaya solicitó a la Fiscalía hacer la revisión de la película «Matilda», porque en su opinión el director Alexei Uchitel ofende a los creyentes. En esa película cuentan la historia del romance del zar Nicolás II con la bailarina Kshesinskaya. Ustedes se van a preguntar, ¿y qué tiene que ver eso con los creyentes?

Los que pasa es que en 1981 la Iglesia Ortodoxa Rusa canonizó a los integrantes de la familia Románov, fusilados en 1918 por bolcheviques después de la Revolución, incluyendo a Nicolás II. Y así nació el culto a los zares, mucha gente religiosa se enloqueció, como les gusta, y Poklonskaya con ellos.

Primero, ella empezó a colgar retratos del zar en su despacho, luego salió a la marcha «Regimiento inmortal» con un retrato de Nicolás II.

Regimiento inmortal es el nombre que se dio en Rusia a una marcha que se convoca anualmente en el contexto del Día de la Victoria. En dicha manifestación las personas salen a las calles de las ciudades cargando retratos de sus familiares fallecidos durante la Segunda Guerra Mundial, o como es denominada en ese país, la Gran guerra patriótica.

Wikipedia

Además ella dijo que la estatua del zar, que ella le regaló a la República de Crimea empezó a llorar. Y no es un chiste.

Hace poco la película «Matilda» salió en cine y el nivel de odio creció aún más. Ahora Poklonskaya anda por todos lados con las fotos del actor alemán que según ella no tiene derecho moral a representar el papel del santo Nicolás II, porque lo vió en unas películas porno.

El 4 de septiembre, Denís Murashev, supuesto miembro de un grupo conocido como la secta de San Slavik, arremetió con un automóvil lleno de productos inflamables contra el cine Cosmos de la ciudad de Ekaterimburgo, a pocos pasos del lugar donde fue fusilada la familia imperial rusa.

Sputnik News

Enlaces:

Comments