Cansada de ser feliz

Bienvenidos a mi flujo de conciencia

El viaje aventurero

| Comments

Admiro mucho a Charles Darwin. Me parece genial que pudo hacer una expedición tan aventurera en una época cuando todavía había poco conocimiento sobre la geografía del mundo y la medicina estaba en un nivel muy bajo, comparando con el día de hoy. Pero a pesar de todo él se atrevió a cruzar el charco e ir de punta a punta del Globo.

Darwin se fue de Inglaterra en 1831 como un biólogo y explorador en un barco que se llamaba Beagle. Primero se detuvieron en las Islas Canarias, pero no pudieron desembarcar por la epidemia de cólera y tuvieron que seguir su viaje hasta Brasil. Al lado de Río de Janeiro Darwin por fin pudo darse una caminata. Por allá logró realizarse como descubridor: Darwin con mucha diligencia registraba las especies desconocidas, tomaba notas sobre sus aspectos y costumbres, pasaba por las sendas tortuosas e impracticables.

Luego Beagle tomó un rumbo hasta la Isla Grande de Tierra del Fuego y después llevó a Darwin al punto más reconocido re su viaje – las Islas de Galápagos. Él se trasladaba de una isla a otra y se le dejó estupefacto la diversidad de los pájaros que ahora se llaman los pizónes de Darwin. Gracias a la variedad de los tipos de esos pájaros a Darwin por la primera vez por su mente cruzó la idea de que las espacies se transforman a lo largo tiempo.

Luego Beagle llevó a su tripulación por Australia, India, África y hasta la tierra natal. Ese recorrido afectó mucho la cosmovisión de joven científico. En el libro sobre su viaje Darwin escribió:

En conclusión, a mi juicio, nada tan provechoso para un joven naturalista como el viajar por países remotos. En parte estimula y en parte calma las ansias y anhelos que, según observa sir J. Herschell, experimenta el hombre, aunque tenga plenamente satisfechas las necesidades corporales.

texto original:

In conclusion, it appears to me that nothing can be more improving to a young naturalist, than a journey in distant countries. It both sharpens, and partly allays that want and craving, which, as Sir J. Herschel remarks, a man experiences although every corporeal sense be fully satisfied.

Comments